Debido a la contingencia nuestros plazos de entrega pueden tardar más de lo habitual 

0

Tu carrito está vacío

¿Puedo tener la piel grasa y deshidratada a la vez?

¿Puedo tener la piel grasa y deshidratada a la vez?

¡Así es! Estas dos condiciones son compatibles. Y es que, cualquier tipo de piel –ya sea grasa, normal o seca– puede deshidratarse en un momento dado. Lo importante es poder identificar cuando una piel grasa está deshidratada. La deshidratación guarda relación con la falta de agua, no tiene que ver con la grasa. Lo ideal es mantener un equilibrio entre agua y grasa en nuestra piel.                                                                                                

¿Cómo identificar una piel deshidratada?

Sensación de tirantez constante y picazón, son algunos síntomas. Otras formas de evaluarlo son, por ejemplo, analizar cómo reacciona tu piel después de aplicarte la crema hidratante. Si no se absorbe bien, es un signo de que tus poros están bloqueados y, por tanto, puede estar la piel deshidratada. Otro indicador que utilizan los expertos es la prueba de la turgencia: estira la piel de las mejillas durante unos segundos. Al soltarla, la piel debería volver a su estado normal casi de inmediato. Si notas que tarda un poco en hacerlo, es una señal clara de falta de agua en el organismo.

¿Cómo cuidar la piel grasa para lograr el equilibrio?

Limpiar

La limpieza es uno de los pasos fundamentales, ya que elimina la acumulación de sebo de la superficie cutánea. Es importante limpiar la piel mañana y noche, utiliza nuestro Gel Limpiador en base a Aloe Vera.

Hidratar

Es muy importante hidratar con una crema hidratante baja en lípido e indicada para regular la piel grasa. Nuestra Crema Facial de Bardana es la indicada:  la Bardana, Aloe Vera y Ortiga Blanca regulan el brillo y grasa de la piel, dejándola profundamente hidratada.

Suma un producto Antiage a tu rutina, como nuestro Elixir Multiproteico de Ácido Hialurónico. Su capacidad natural de almacenar agua, mantendrá el nivel hídrico de tu piel en estado óptimo y sin aportar grasa.

Proteger del sol

Es imprescindible tomar el sol con una protección solar adecuada, en el caso de las pieles grasas. Aplica nuestros bloqueadores todas las mañana y si te bañas, re aplica.

El sol tiende a mejorar el acné en un primer estadío, posteriormente se puede generar un efecto rebote debido a que el sol reseca la piel y como consecuencia la glándula sebácea recibe la orden de sintetizar más grasa.

Exfoliar

Se recomienda la utilización de exfoliantes al menos una vez a la semana, ya que eliminan las células muertas más superficiales y la suciedad de los poros, evitando la formación de granos o espinillas. Utiliza nuestro Exfoliante Facial No Graso, en base a Aloe Vera, Nuez y Ortiga Blanca.

 

NAÁY


¡Inscríbete!