Debido a la contingencia nuestros plazos de entrega pueden tardar más de lo habitual 

0

Tu carrito está vacío

Piel Atópica

Piel atópica

La piel atópica es una enfermedad de la piel que se caracteriza fundamentalmente por la sequedad de esta, lo que conlleva a su escamación e irritación y provoca síntomas molestos como el picor. Se trata de una forma constitucional de cutis seco con poca agua y grasa, por lo que se descama e irrita con mucha facilidad.

Hay varias causas de esta condición de la piel: genéticas, ambientales, alergias y alimentarias, incluso elementos externos como algunas prendas de ropa, pueden desencadenar los síntomas o agravarlos. Por otra parte, se ha sumado a las causas más frecuentes de dermatitis atópicas hábitos de vida como la exposición a la contaminación, la falta de sueño y el estrés.

Recomendaciones:

En primer lugar, es fundamental una correcta y profunda hidratación de la piel con el uso de cremas emolientes o hidratantes y aceites de ducha para mantener la piel hidratada. Así mismo, recomendamos que te des duchas cortas con agua tibia, en las que idealmente emplees aceites de baño como  nuestro gel de ducha dermoregenerador. Evita prendas de telas sintéticas y lana (salvo que sea hipoalergénica), favoreciendo el uso de prendas de algodón u otras fibras naturales.

Rutina diaria:

  • Gel limpiador facial, dos veces al día (mañana y noche). Si haces deporte recuerda lavar tu cara antes de realizarlo, ya que mientras lo practicas los poros se dilatan y absorben todo lo que está en la superficie del rostro.
  • Tónico facial: El tónico contribuye a refrescar, hidratar, cerrar los poros y equilibrar la piel, preparándola para que pueda recibir el tratamiento posterior. Se recomienda ocuparlo siempre después de la limpieza facial, pues equilibra y restablece el pH del cutis. Al no poseer alcohol, nuestro tónico se puede aplicar en el contorno de ojos sin generar irritaciones.
  • Exfoliante facial: Exfoliar la piel regularmente permite una limpieza y regeneración efectiva de las células del rostro, permitiendo que la piel quede más permeable y lista para absorber los nutrientes y principios activos de los productos humectantes y de rejuvenecimiento que se aplicarán posteriormente. Te recomendamos exfoliar la piel despues de tu limpieza facial cada 3 a 5 días, y dile adiós a la piel que luce marchita,apagada o envejecida.
  • Emulsión Recuperadora: Reconstituye hasta las pieles más sensibles y dañadas.Calma las irritaciones cutáneas, mejorando significativamente el estado de la piel inclusive en pieles atópicas, con resequedades o picores. Estos resultados los logra debido a las altas concentraciones de manteca de karité y aloe vera que la hacen muy nutritiva y reparadora. Entre las dos suavizan la piel recuperando la hidratación natural de esta. Además la caléndula desinflama y la cola de caballo, hierba medicinal, restablece las estructuras de colágeno en la piel, favoreciendo se recuperación. Nuestra sugerencia de uso de este producto es que todas las noches apliques en el rostro una mezcla de  la emulsión con un poco de aloe vera, aproximadamente ⅔ de Emulsión y ⅓ de Aloe Vera, así otorgarás una profunda acción bactericida, humectante y reparadora. Si sientes la piel muy seca en las mañanas, puedes aplicar nuestra Emulsión Recuperadora. De todos modos, te recomendamos evaluarlo día a día, dependiendo de la sensación de tu piel. 
  • Crema facial de resveratrol:En el caso de pieles que presenten los primeros signos de envejecimiento, puedes aplicar diariamente nuestra  crema facial de resveratrol,la cual te ayudará con esas arruguitas, y además de apoyar a matizar el tono de tu piel y atenuar manchas.

 







¡Inscríbete!