Debido a la contingencia nuestros plazos de entrega pueden tardar más de lo habitual 

0

Tu carrito está vacío

5 claves para proteger tu piel de la contaminación ambiental

5 claves para proteger tu piel de la contaminación ambiental

La contaminación ambiental no sólo genera problemas y enfermedades de tipo respiratorio, sino que también tiene profundos efectos en la piel. Es más: nos atrevemos a decir que es uno de sus peores enemigos. Al actuar como barrera frente a las agresiones ambientales, nuestra piel siempre será la primera en acusar la baja calidad del aire.

                                                                                                                                                          

Pero, ¿cómo afecta nuestra piel?

Una mala calidad ambiental acelera la edad biológica de la piel; aumenta la generación de radicales libres, que favorecen la aparición de arrugas y falta de firmeza; y disminuye el aporte de oxígeno a los tejidos, apagando nuestro rostro.

 

Muchos vivimos en ciudades, en donde la calidad del aire es baja, y en las que toda esa suciedad día a día nos entra, literalmente, por los poros: el material particulado es 20 veces más pequeño, por lo que penetra muy fácilmente, obstruyéndolos.

 

¿Por qué es tan importante cuidarnos frente a la polución del aire?

Al tener bien cuidada nuestra piel, que es el órgano más grande del cuerpo, ésta potencia sus mecanismos de defensa, potencia su flora bacteriana buena y reduce la inflamación cutánea de sus capas más profundas.

 

Entonces, ¿cómo podemos protegernos?

Para mantener un cutis sano, se requiere de cuidados específicos que eviten el envejecimiento prematuro que esta “asfixia” le provoca. Para que esto no pase, te recomendamos:

1.Es importante tomarle el peso a esto y que puedas establecer una rutina de limpieza diaria con los productos más adecuados según las necesidades de tu piel: limpiador, tónico, exfoliante e hidratante. 

Lee sobre las propiedades de cada uno de nuestros básicos faciales y sus usos según tipo de piel aquí.

2.Ármate de un buen escudo protector: Utiliza productos ricos en antioxidantes, para bloquear la actividad de los radicales libres y, con ello, evitar la aparición temprana de arrugas. Elige, al menos para el día, productos de texturas más fluidas y anti adhesivas, para evitar que las partículas se “peguen” a la piel.

3.Aliméntate bien y de manera sana, así tu piel obtendrá los nutrientes que necesita.

4.Utiliza protector solar de amplio espectro, que te proteja de los rayos UVB y UVA.

5.Elige el hidratante que más se acomode a tu tipo de piel y ¡no lo sueltes! Sin embargo, creemos que la Crema de Resveratrol es la mejor aliada. Su composición la hace perfecta para combatir tres efectos de la polución:

  • Piel flácida: El Resveratrol es un potente antioxidante, que rejuvenece la piel conservando y mejorando tanto su elasticidad como tersura.
  • Manchas: Gracias a su cantidad de Rosa Mosqueta y aceite de almendras.
  • Inflamación: El Resveratrol es también un antiinflamatorio, que inhibe la liberación de ácido araquidónico, factor que influye en la inflamación.

Para las pieles madura, puedes revisar nuestra línea de ácido hialurónico, que te entregará los antioxidantes necesarios para proteger tu piel y la mantendrá hidratada las 24 horas del día.

Con estos cuidados lograremos una piel revitalizada, recuperada y con vitalidad.

NAÁY

 


¡Inscríbete!